SERVICIOS UAH

20 de Junio 2016


Yerko Košcina: El joven que rescata un barrio viejo

Yerko Košcina, alumno de la carrera de sociología de la Universidad Alberto Hurtado realiza su práctica en el programa “Quiero mi barrio”, creado por la I. Municipalidad de Santiago.

Yerko KoscinaEl barrio Huemul está ubicado justo en la estación Franklyn de la línea amarilla del metro en la comuna de San Miguel. Comprender su legado pasa primero por saber que comprende justo el perímetro contrario al Persa Bío Bío, en el sector Este que se caracteriza por ser todo lo contrario al ruido de los comerciantes. Aquí hay silencio, sus árboles son centenarios, la plaza con su teatro es el espacio más conocido, porque fue donde se grabó la canción del Sí y el No.

Su historia remonta a los primeros años del siglo XX, donde la migración campo-ciudad iba en aumento debido a la incipiente industrialización de Santiago, “pero llegaban a una ciudad precaria, a vivir hacinados en condiciones poco higiénicas, que afectaba la calidad de vida de sus familias”, explica Yerko Koš?ina, alumno de la carrera de sociología de la Universidad Alberto Hurtado quien realiza su práctica en el programa “Quiero mi barrio”, creado por la I. Municipalidad de Santiago.

¿Qué hay que saber de este barrio? Que fue aquí donde surge la “la cuestión social” que se tradujo en 1906 en la ley 1838 que dictaminó políticas habitacionales, perspectiva sanitaria, y el mejoramiento de la calidad de vida de los trabajadores. Fue un barrio modelo para obreros con 185 viviendas de 120 y 160 m2, una plaza con un teatro, una iglesia, escuelas para hombres y mujeres, una biblioteca, hospital y la gota de leche, la cual consistía en una beneficencia para mujeres y niños que no tenían alimento o refugio, explica.

Este imponente pedazo urbano llamó la atención de este hurtadiano que llegó a vivir al sector en marzo del 2015, y “la verdad” como confiesa “antes no había escuchado nunca su historia”. Pero al vincularse con sus espacios y dinámicas se dio cuenta que estaba en un sector con un tremendo potencial: “en todas sus esquinas se respira historia y patrimonio”.

Un día decidió organizar a los vecinos y armar una fuerza propia para cuidarlo, buscó fondos hasta que con una amiga socióloga llegó por casualidad al programa “Quiero mi barrio”, que estaba terminado su fase de diagnóstico, que además coincidió con su práctica profesional. Desde ese momento participa en el desarrollo de rescate del sector.

Barrio Huemul-¿Cuál es tu función en este programa?
-Estoy como practicante en el plan de gestión social, que busca la consolidación de un modelo de colaborativo que promueva el uso adecuado de los espacios públicos y las relaciones vecinales basadas en el respeto y la dignidad. Mi función hasta ahora se ha enfocado en el área de gestión y comunicacional. La idea es que participe la mayor cantidad de gente posible, algo difícil de lograr debido a la falta de compromiso e identidad que existe con el barrio. Además apoyo a la ejecutora del plan de gestión social, la señora María Alejandra González Hermosilla, para organizar y planificar estas actividades.

-¿Qué te sorprende del estado actual de esta zona típica?
-Me sorprende que un lugar como éste haya pasado tanto tiempo sin que nadie lo pusiera en valor. Cómo un lugar con tanta historia, con tanta riqueza patrimonial estuvo en el olvido, sin inversión por parte del gobierno y que, a pesar de todo, mantenga ese aire de barrio antiguo con vecinos que se conocen de toda la vida.

-Como estudiante de sociología ¿Qué tan importante es la toma de conciencia de lo que es un espacio patrimonial para lograr avances?
-La toma de conciencia por parte de los vecinos del barrio es central para la regeneración de una identidad colectiva que permita promover los encuentros vecinales y la apropiación del espacio. Es en este proceso que desde la sociología surge el interés por dar cuenta de cómo se constituye esta organización como un objeto, como un ensamblaje urbano, que es el resultado de un trabajo de composición entre diversas agencias de actores humanos y no humanos, visto de manera plana y que explicaría su funcionamiento particular.

Barrio Huemul 2-¿Por qué todos los chilenos deberíamos conocerlo?
-Es importante que la gente se interese porque es un tesoro escondido de Santiago, con una calidad de equipamiento que nunca más se volvió a ver. Además es un barrio modelo para gran parte de las construcciones que se realizaron en la primera mitad del siglo XX, que hasta ahora ningún barrio lo supera.

Si te interesa su trabajo y las actividades que realiza visita su Facebook Barrio Huemul.