SERVICIOS UAH

7 de Noviembre 2016


¿Qué tiene que ver la filosofía con la biología?

Aquí cuenta parte de su testimonio: una carrera como ésta en la vida diaria de un estudiante implica “mucha dedicación”: “No sólo basta con conocer lo concerniente al dominio filosófico (lo cual ya es mucho), sino además tener cierta comprensión del trabajo científico relacionado”, comenta.

El estudiante del Doctorado en Filosofía de la Universidad Alberto Hurtado, Nicolás Alarcón ha dedicado parte de su formación académica a investigar la filosofía aplicada a procesos biológicos, una de las áreas de investigación más fascinantes en la filosofía de la ciencia contemporánea. Él se pregunta: ¿Qué es la consciencia? ¿Cómo encaja en nuestro marco científico del mundo? ¿Posee alguna contribución a los organismos que la poseen?

Aquí cuenta parte de su testimonio: una carrera como ésta en la vida diaria de un estudiante implica “mucha dedicación”: “No sólo basta con conocer lo concerniente al dominio filosófico (lo cual ya es mucho), sino además tener cierta comprensión del trabajo científico relacionado”, comenta.

Sus temas de investigación cubren dos áreas de la filosofía analítica contemporánea: filosofía de la mente y la filosofía de la biología. “En filosofía de la mente me enfoco en el problema de la consciencia y en cuanto a filosofía de la biología, me concentro en lo relacionado a las funciones biológicas, esto es: ¿Qué es necesario para que un rasgo posea una función? ¿Implica cierta teleología, o sólo es una disposición? ¿Qué rol explicativo cumple la historia evolutiva?”.

Como a muchos jóvenes les pasa, a Nicolás llegar a estudiar filosofía a la Universidad Alberto Hurtado fue toda una búsqueda. Primero ingresó a una carrera del área de la salud, donde participó en seminarios de ciencias y recién ahí descubrió que sus inquietudes intelectuales iban por otro lado. “Principalmente, me preocupaba más por la precisión conceptual, y los alcances de ciertas nociones, que por la materia dura de las ciencias”, sostiene. Luego de un par de semestres, descubrió que tales problemáticas se abordaban en la filosofía, y decidió hacer un cambio vocacional.

-¿Qué debe responderse un joven que quiere dedicarse a esta disciplina?
-Quizás lo principal es tener claros los motivos para entrar a estudiar filosofía. Puede sonar muy obvio, pero en muchas ocasiones hay una percepción errada sobre lo que implica (ya sea una muy optimista, o muy pesimista).

-¿Qué te refieres con percepciones erradas?-
-Por percepciones erradas me refiero a dos situaciones: muchos entran creyendo que mediante el estudio filosófico cambiarán completamente el mundo; por otro lado, hay quienes creen lo opuesto, que ésta no posee impacto alguno en el mundo y que la filosofía es una disciplina prescindible. La filosofía, quizás, es un poco de ambas, en tanto, ejercicio de revisión crítica de nuestras creencias, o de los supuestos (volviéndolos, además, explícitos). Es relevante, pero difícilmente, al punto de generar cambios de pensamiento a gran escala.

Nicolás, fue beneficiado con una beca para participar en el seminario internacional Mind, Language and Action 2016 (MiLAct16) organizado por la Universidad de Sao Paulo, British Academy y Newton Fund en septiembre pasado, donde presentó parte de su proyecto de tesis, bajo el título “On function of phenomenal consciousness”, el cual se enmarca en la discusión contemporánea de la filosofía de la mente y filosofía de la biología.