SERVICIOS UAH

31 de Mayo 2018


Ahora todos somos feministas

Carta al Director de la académica de la Facultad de Economía y Negocios, Marcela Mandiola.

El aguerrido reclamo que denuncia un antiguo y sostenido entramado de violencia en desmedro de las estudiantes universitarias, ha logrado, hoy por hoy, hacer de la palabra feminismo un vocablo común en nuestro país. Casi como por arte de magia, el calificativo feminista dejó de significar sólo a un reducido grupo de mujeres vociferantes, confrontacionales y difíciles, para ser un término, casi un ideal, con el que todos (o casi todos) buscan identificarse. Pero ¿qué se está entendiendo por feminismo? Es cierto, se trata de un concepto amplio, laxo, de antiguos y permanentes debates internos, pero no por eso estamos en un cajón de sastre donde cabe todo. Adscribir al feminismo siempre ha implicado una posición política, no una posición político partidista, pero sí una apreciación de lo social que reconoce una articulación del poder que ha venido favoreciendo a unos pocos y perjudicando a muchxs otrxs, en  nombre de la simbólica diferencia de los sexos. Por lo tanto, adscribir al feminismo implica un compromiso con el cambio profundo de dicha construcción de lo cambio social.

Ver Carta completa en El Mostrador