¿Qué perderían los jóvenes de enseñanza media sin ramo de Filosofía en su plan común?

Samuel Yáñez es Doctor en Filosofía de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Director de Docencia de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UAH y director de Bachillerato en Humanidades de la UAH.

07 Septiembre, 2016
Categorias: Atributos UAH, Home

Académico Samuel YáñezEl académico se enteró de la polémica modificación curricular apenas unos días antes de que la noticia apareciera en los medios. Recibió una presentación de power point en que se explicaba brevemente las razones del cambio. “Lo primero es el modo en cómo se da a conocer esto, no ha habido un diálogo previo ni una conversación sobre estas propuestas. Es lo primero que llama la atención, es algo intempestivo…” señala.

La propuesta del Mineduc pretende reducir el plan común de 3° y 4° medio para hacerlo transversal a la enseñanza técnico profesional, artística y científico humanista. Sacar Filosofía como ramo común y ofrecerlo como electivo, e incorporar educación ciudadana en estos tres tipos de educación. “A mí en particular la idea de un currículo común en 3 y 4 medio no me parece una mala idea, la necesidad de incorporar la educación ciudadana, lo que antes era Educación Cívica, me parece que es muy importante, pero los cambios hay que conversarlos, sopesar pros y contras y no estoy de acuerdo en que para hacer esto se elimine la Filosofía”, explica.

-¿Qué perderían los jóvenes de enseñanza media sin ramo de Filosofía en su plan común?

La Filosofía aporta a la reflexión crítica y a la profundización en fundamentos. Se perderían las habilidades de diálogo y construcción conjunta del conocimiento, las habilidades de reflexión crítica sobre las posiciones de otras personas y las propias convicciones, de tal manera de ir descubriendo las justificaciones racionales o no racionales de las propias posiciones, esa es una habilidad muy necesaria, por ejemplo, para el diálogo democrático o para el ejercicio de solución de problemas en el mundo laboral, por mencionar algunas.

-¿Cómo ve el futuro de la Filosofía en la enseñanza escolar chilena?

Mi primera reacción, lo que uno teme es que la Filosofía va a desaparecer de la formación de los estudiantes de 3° y 4° medio, de hecho ya en 3° el programa es psicología y sólo en 4° medio hay Filosofía. Con una educación tan orientada hacia lo que se mide en las pruebas al final de la enseñanza media y tan orientada en lo que se mide en las pruebas estandarizadas, me parece que la educación se ha centrado en esas habilidades y en esos contenidos y se han perdido otras dimensiones de la formación como el área artística, musical y las humanidades.

EscolaresEs bien incierto. Con los datos que hay no es posible inferir si esto va en serio o no. Hay preocupación porque hace años hubo momentos en que se sacó Filosofía como curso de la enseñanza técnico profesional y se quería sacar de la enseñanza científico humanista y hubo todo un movimiento para oponerse a esa medida, las universidades que formamos jóvenes en Filosofía actuamos coordinadamente. Bajo la Dictadura militar también hubo intentos por eliminar Filosofía como ramo.
Por otra parte, también hay colegios que en forma autónoma imparten Filosofía desde prebásica, básica o dictan talleres electivos en enseñanza media. También hay cursos y talleres de filosofía para niños de tal manera de despertar el pensamiento intuitivo y reflexivo a nivel escolar.

-¿Podrían los contenidos de Filosofía ser parte del nuevo ramo de Formación Ciudadana?
Hay un aspecto de la Filosofía que se ocupa de nuestra convivencia y por lo tanto de los problemas éticos y políticos, pero esa no es la única dimensión de la vida humana y de los aspectos que también se ocupa la Filosofía, como el problema del lenguaje, del conocimiento, de la trascendencia, de la pregunta por el sentido de la vida. Todos esos aspectos no se pueden reducir a la formación ciudadana. Pienso que la Filosofía puede aportar enormemente a la educación ciudadana tanto en contenidos como en habilidades, pero sacar del currículo mínimo a toda la Filosofía, me parece que es una decisión que debe ser meditada, dialogada y justificada ampliamente.

-¿Hay preocupación en las universidades que imparten Pedagogía en Filosofía?

Hubo conversaciones entre nosotros, una declaración firmada por nuestro decano y el director del Departamento de Filosofía junto a otros decanos y académicos de otras universidades manifestando la preocupación por esto. Ha habido cartas al director y columnas de opinión sobre el tema.

Si llegara a convertirse en un proyecto, indudablemente que afectaría a las carreras de Pedagogía en Filosofía, porque hoy el campo laboral son las clases en tercero y cuarto medio, además de algunos profesores que hacen cursos o talleres en enseñanza media. Ese es el campo laboral de un profesor de Filosofía además de los que trabajan en el área de orientación. La Filosofía quedaría sujeta a que se ofrecieran electivos. Yo pienso que sin duda habría un menor conocimiento y eso limitaría el interés de los jóvenes por estudiar Filosofía.

A partir de las justificaciones que se han dado, como el currículo común o la nueva asignatura de formación ciudadana, me parecen que son necesidades que uno no podría criticar, sin embargo, el temor y lo que en práctica pasa es que una educación orientada a las pruebas estandarizadas va dejando fuera de la formación otras áreas que son igual de relevantes.