SERVICIOS UAH

29 de marzo 2018


Jacob Rekedal: “El hip-hop mapuche me hace desafiar los conceptos y mi propia mente”.

Su investigación sobre el hip-hop mapuche lo trajo a Chile para quedarse. Es Jacob Rekedal, etnomusicólogo, y parte del equipo de académicos del Magíster en Musicología Latinoamericana   de la Universidad Alberto Hurtado.

Jacob Rekedal, etnomusicólogo, y académico del Magíster en Musicología Latinoamericana de la UAH.

En el 2009, el rapero Jano Weichafe colaboró con los rockeros La Mano Ajena, cuando estrenaban la canción “Ñi Pullu Weichafe”, en el Galpón Víctor Jara de Santiago. El evento dejó al público saltando y pidiendo más, y provocó un gran interés en el llamado tema mapuche. “A través de la música, uno logra llegar a más gente, y aportar en un proceso”, señaló el rapero.

Así comienza el artículo “El hip-hop mapuche en las fronteras de la expresión y el activismo”, del profesor Jacob Rekedal publicado el 2014. Estudio que lo trajo a nuestro país para realizar un profundo trabajo de campo para saber ¿Qué nos informa el hip-hop sobre la Cultura Mapuche? y ¿Cómo la música rap fortalece al Pueblo Mapuche en el siglo XXI?

Jacob Rekedal es etnomusicólogo y especialista en nuevas expresiones musicales latinoamericanas. Es doctor en etnomusicología  de la Universidad de California, Riverside, y académico del Instituto de Música de la Universidad Alberto Hurtado. Ha realizado investigaciones cerca de Temuco con apoyo de la Universidad de California, Fulbright, y el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile. Y desde el 2015, es  representante de Chile al International Council for Traditional Music (ICTM).

Su pasión disciplinar pasa por descubrir hacia dónde vamos como sociedad  y para eso hay que sentir la música. En específico su interés es demostrar que el hip-hop aporta un conjunto de expresiones dinámicas e integrales para la movilización mapuche y para el desarrollo de la vida urbana en la zona. “El hip-hop mapuche me hace desafiar los conceptos y mi propia mente”, comenta.

Jacob estudió en Union College en Estados Unidos, donde aprendió folklore norteamericano, específicamente bluegrass. De joven tuvo curiosidad sobre distintas culturas y cuando vino a Chile el año 2002 por un intercambio estudiantil, le gustó tanto que cuando terminó el pregrado supo que tenía que ser etnomusicólogo: “Quería ser un etnógrafo de la música, yo sentía eso y lo perseguía”, comenta. Entre los estudios de pregrado y el doctorado en etnomusicología, también estudió un Magíster en Educación, que le sirve hoy en día mientras guía proyectos de tesis orientados a la educación musical en el Instituto de Música de la UAH.

-¿Qué espera de su  futuro  académico?-

-Espero desarrollar algo más aplicado para ayudar a solucionar algunos problemas que enfrentan los artistas en Chile y seguir haciendo clases en la Universidad que me gusta mucho”, sentencia.