Educación y Lucro en la agenda de último Informe Ethos

Publicado desde hace 13 años por el Centro de Etica de la UAH, el documento busca periódicamente poner de relieve la dimensión ética en la discusión sobre temas que inciden en la vida ciudadana.

24 Mayo, 2012

Educación y Lucro, uno de los temas más controvertidos de la agenda público en los dos últimos años, es el objeto de estudio del Informe Ethos Nº 84, recientemente publicado por el Centro de Etica de la UAH.

En la edición se aborda como hecho relevante la información aportada por un estudio realizado en 2011 por la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe de la UNESCO, la que, después de compara las legislaciones sobre educación de Argentina, Chile, Uruguay y Finlandia, concluyó que nuestro sistema educacional fomenta la desigualdad y la exclusión.

La constatación de esta realidad, destaca el informe, produjo en el curso del año 2011 masivas manifestaciones de la sociedad civil, liderada por los estudiantes, en términos de la relación entre educación y lucro.

Para la reflexión el estudio aporta datos relevantes de la encuesta del Centro Democrático y Comunidad, aplicada principios de este año, y donde se señala que  el 73% de la población considera que la educación se ha mantenido igual o ha empeorado; que el 80% concuerda con la gratuidad de la educación y que para el 90%  la palabra lucro define una ganancia abusiva, entre otras cifras.

También señala que existe una confusión sobre la relación educación y lucro que polariza el debate público, destacando que porque la palabra lucro ha adquirido culturalmente, dentro de un esquema de una economía de mercado, un sentido negativo y peyorativo.

En este sentido Ethos destaca como reflexión, que en el actual debate, la relación entre lucro y educación se plantea en términos de si una institución que recibe dinero del Estado para educar puede tener o no tener fines de lucro. En otras palabras -apunta el informe- no se plantea que esta institución no tenga ganancia, sino que sea legalmente una institución sin fin de lucro, la cual tiene la obligación de reinvertir lo ganado en mejorar el mismo establecimiento educacional.

En otras palabras, destaca que lucro como ganancia constituye un medio éticamente legítimo, pero, a la vez, llega a ser éticamente inaceptable cuando se establece como un fin en sí mismo, porque no toma en cuenta la necesaria dimensión humana de respeto a las personas.

Desde el punto de vista de las implicancias éticas en el informe se advierte que en la sociedad actual, la educación es un bien indispensable para una vida digna. “Sin educación no hay otro futuro salvo la marginalización en la sociedad. Existe una relación directa entre la falta de educación y una situación de pobreza, aunque no sólo material”, consigna el documento.

En este sentido le confiere al Estado el rol de asegurador del acceso a la educación. Y a reglón seguido plantea que en una economía de mercado, la educación forma parte de aquello que la ética considera como “necesidades colectivas y cualitativas que no pueden ser satisfechas mediante sus mecanismos”.

Con este trasfondo ético, el informe establece que “la educación no puede tener como fin el lucro, porque, en primer lugar, la única finalidad de la educación es la formación, y, en segundo lugar, el lucro constituye un medio y no un fin en sí mismo”.

Destaca también, que al ser una necesidad básica resulta imperioso asegurar un acceso universal a la educación en la sociedad, evitando que se constituya en un privilegio de aquellos con recursos económicos, que consolide desigualdad social.

“El objetivo de la educación pretende preparar el futuro de la sociedad, pero si entra en la dinámica del lucro personal y/o institucional se traiciona a sí misma en cuanto sólo vela por algunos, marginando al resto en la ausencia de una igualdad de oportunidades”, destaca Ethos.

Finalmente como elementos para el discernimiento, el informe consigna como relevante el principio de derecho a la educación, señalando que  es éticamente inadmisible colocar el lucro, en cuanto beneficio personal, como finalidad de la educación.

También apunta al principio de libertad en la educación, argumentando que si se entiende por lucro una ganancia que se invierte en el mismo establecimiento educacional, habiendo asegurado el acceso de una buena educación para todos y todas mediante una educación pública gratuita, entonces no existen reparos éticos al respecto. “Por lo contrario, permite una educación privada capaz de ofrecer alternativas de formación con un sello particular y alivia al Estado, ya que no tiene sentido un gasto público para aquellos que pueden y están dispuestos a financiar la educación de sus hijos e hijas”.

De todas maneras, plantea el informe, la oportunidad de un alumnado proveniente de distintos grupos sociales en el mismo establecimiento (por ejemplo, mediante becas o matrícula diferenciada) resulta una decisiva preparación para una futura ciudadanía menos discriminario.

En relación a la educación pública gratuita de calidad, no se descarta el esfuerzo y el mérito porque, de otra manera, baja necesariamente el nivel de la educación. “Uno aprecia y se hace responsable cuando tiene que esforzarse para conseguir una meta. Lo dado (objetivamente) sin esfuerzo (subjetivamente) va contra todas las orientaciones pedagógicas porque es deformador”.

Publicado desde 1999, la finalidad del Informe Ethos es presentar un breve escrito que introduzca elementos éticos de inspiración cristiana, en el debate nacional sobre temas de interés público para apoyar la formación de un juicio ético correspondiente.  Entrel los temas más recientes abarcados por la publicación se encuentran “Bicentenario: Sociedad y Juventud”; “Violencia: una consideración ética”; “Ingreso ético familiar” y “Huelga de hambre”.