SERVICIOS UAH

13 de marzo 2018


“Queremos consolidar los avances y potenciar las capacidades de investigación de nuestras comunidades académicas”

La vicerrectora asumió en enero de este año el desafío de liderar la nueva Vicerrectoría de Investigación y Postgrado, unidad de la que dependen la Dirección de Investigación y Publicaciones, la Dirección de Postgrado, el Comité de ética y Ediciones Universidad Alberto Hurtado.

Paula Barros es la nueva Vicerrectora de Investigación y Postgrado de la UAH. Socióloga de la Universidad Católica de Chile y Doctora en Sociología y Metodología de la Investigación Social, de la Universidad Católica Sacro Cuore de Milán, asumió en enero el liderazgo de la recientemente creada Vicerrectoría de Investigación y Publicaciones. Anteriormente se desempeñó como Secretaria Ejecutiva del Consejo Nacional de Educación y ejerció como Directora General de Postgrado e Investigación de la Universidad Diego Portales.

Sobre la Universidad Alberto Hurtado comenta que “Tenía una muy buena impresión de que era una institución pequeña donde las cosas se hacen con cuidado y con la precaución de siempre tener un foco académico y de excelencia en lo que se hace, eso es un sello característico. Es una universidad que lo ha hecho bien, pero que tiene mucho espacio para crecer y que lo que requiere es encausar mejor las energías”.

¿Cuál es la importancia de la investigación para una universidad?

Una universidad, en estricto rigor, no es sólo transmisión de conocimiento y formación de cuadros profesionales sino que también generación de cocimiento, y es ahí donde está parte de su motor interno. No sólo porque es atractivo para los profesores sino que eso le da vida a una universidad realmente y la proyecta en el tiempo y la consolidad como institución. En ese sentido los postgrados son espacios privilegiados para profundizar y complejizar el trabajo que hace una universidad.

¿Qué significa la creación de una Vicerrectoría para esta área?

Desde el elemento más básico implica visibilizar con fuerza la investigación a nivel de las autoridades centrales, con requerimientos y exigencias propias, y por otro lado contempla dar soporte a los académicos en esa tarea, un soporte que no sea virtual ni residual sino que sea relevante y sustantivo, respondiendo a sus requerimientos y también respondiendo a las exigencias de la institución. Está la voluntad de darle relevancia en todo orden de cosas, formalmente, presupuestariamente y también en la actividad cotidiana de la misma universidad.

¿Cuáles son los desafíos de esta nueva Vicerrectoría?

Consolidar los avances en el área de investigación y formalizar procesos, ir apoyando a la institucionalidad de tal manera que los propios investigadores puedan ir avanzando en sus proyectos y publicaciones, y podamos crecer como institución en el desarrollo de proyectos asociativos. El gran desafío que va a permear todo el trabajo de 2018 y 2019, sin duda, es la acreditación del 2019, ese es el gran foco. Más a largo plazo pensar cuál es la universidad que queremos de aquí a 10 o 20 años. El objetivo ahí es potenciar las capacidades de investigación de nuestras comunidades académicas fortaleciendo el trabajo asociativo, fortaleciendo la sinergia entre los postgrados y la investigación y entre los postgrados y el trabajo disciplinar de cada una de las unidades académicas.