SERVICIOS UAH

26 de abril 2018


Ser diplomático de la ONU: Una tarea gigante que se aprende desde chico

Vivir la exigencia del protocolo, la diplomacia y el expertise de un líder en defensa de intereses mundiales en la Organización de Naciones Unidas, es la fórmula del programa educativo Modelo ONU, que este 2018 convocó por segunda vez a alumnos de la Universidad Alberto Hurtado. Aquí la experiencia de los jóvenes que estuvieron en Nueva York representando a Belice.

En la Organización Nacional de las Naciones Unidas se han escuchado grandes propósitos y grandes frases, como las de Barack Obama sobre la igualdad cuando dijo “Los que nos hace América es la creencia de que todos los hombres somos iguales”, o a Michelle Bachelet cuando dijo en ONU Mujeres que “Si una mujer entra a la política, cambia la mujer, si muchas mujeres entran a la política, cambia la política”. Todas citas replicadas a nivel mundial y ejemplos a seguir por conseguir la paz y el progreso de la humanidad. Este es el espíritu que replica el programa educativo Modelo ONU, un simulacro que convoca a estudiantes de todo el mundo a prepararse por un año para lograr competencias que exigen representar los intereses de un país y comprender el rol de las Naciones Unidas, la diplomacia, el respeto y la tolerancia, en el mundo de hoy.

Este año el encuentro fue en la ciudad de Nueva York, donde los jóvenes participaron en reuniones y comités en los hoteles Sheraton New York Times Square Hotel y en el New York Hilton Midtown, más un día en el edificio de la ONU ubicado en el barrio Manhattan.

Este 2018 los estudiantes convocados de la Universidad Alberto Hurtado fueron de la carrera de Ciencia Política y Relaciones Internacionales (RRII) Lucas Donoso, Valentina Hellfmann, Nadine Álvarez y Paz Espósito de la carrera de derecho. Por sorteo les tocó representar a Belice, país de América que tiene un conflicto fronterizo de más 150 años con Guatemala.

Los temas que tuvieron que defender fueron explotación sexual, migraciones, prevención de armas químicas y acceso igualitario a la educación. Lo desafiante fue que en un periodo de un año, los jóvenes debieron prepararse, lo que implicó presentar working papers, tener reuniones de capacitación en habilidades blandas como: clases de oratoria, argumentación, debate, manejar tiempos, construir una postura, negociar, capacidad de resolución de conflictos, tener actitud de cooperación y comprender exhaustivamente cómo funciona este organismo internacional.

Paz Espósito, Lucas Donoso, Nadine Álvarez, José Estay y Valentina Helfmann.

“Fuimos a representar a un país chico, pero dentro de los comités debatimos temas globales. A mí me tocó que muchos no conocían dónde estaba ubicado Belice, me preguntaban si era un país de África”, comenta Lucas Donoso. La alumna Nadine Álvarez, participó por tercera vez en ONU Modelo y su misión fue velar por la migración climática: “Negociar los intereses de los países, usar argumentos basados en la cooperación y saber manejar los tiempos fue lo más complicado porque la información de Belice era escasa y proponer algo es complejo, pero uno tiene que entrar en el debate como sea”, aclara. “Una vez que estabas allá tuve que ver cómo manejar la poca información que teníamos y persuadir para levantar los temas y también saber improvisar”, comenta Valentina Hellfmann. “Hablar en inglés por ocho horas, comunicarse fluido y procesar toda la información fue cansador”, dice Lucas Donoso. “Ver en la práctica cómo son los días de trabajo y cómo los líderes manejan a las masas y ponen a prueba las ideas es increíble”, dice Nadine.

La experiencia para para Paz Espósito, la única alumna de la carrera de derecho, tuvo ribetes personales más allá de lo académico porque era la primera vez que viajaba fuera de Chile: “Me sorprendió estar en Nueva York, fue extraño, porque cuando llegué era como que no estaba ahí, pero luego cuando vi el Times Square y los edificios dije “Estamos en NY”, pero más allá de lo cultural, gané en seguridad de mis conocimientos”, confirma.

Los alumnos concuerdan que la experiencia es enriquecedora, pero presenta desafíos para la Universidad, la carrera y los alumnos. “Lo que nos dijo el profesor es que “fuimos como esponja” y esto nos va a servir a futuro. Pero estamos a años luz de la preparación que viven otras universidades y países. Uno termina con la mentalidad de proponerse volver a participar y hacerlo de forma más competitiva, porque puede ser un trabajo real a futuro”, comenta Lucas.

“Lo económico frena la participación, este año postulé a una beca PMI, pero no me la gané, pero el Departamento de Ciencia Política siempre ha estado abierto a darnos soportes. Este año nos colaboraron en pagar un taller de preparación, por ejemplo”, cuenta Nadine.

Para el profesor Raúl Molina, profesor que trajo el modelo ONU a la Universidad Alberto Hurtado este programa es un reto para los estudiantes porque brinda una oportunidad de aprendizaje que va desde la investigación minuciosa en torno al país que se representa, la organización u organismo de la ONU en que se participa, los temas a ser abordados en cada comité, hasta las reglas de procedimiento para comportarse en la ONU, las destrezas para promover los intereses del país respectivo en los foros internacionales y la simulación del comportamiento de los diplomáticos. “Sin dudarlo, puedo afirmar que la experiencia produce un salto de calidad en las aptitudes de las y los estudiantes para manejarse, adecuadamente, en las relaciones internacionales”, aclara.

Según el académico, el plan para éste y el próximo año, es con otras universidades de América Latina y el Caribe porque inventaron un Modelo propio, que irá rotando de país en país. Se trata del Modelo de Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (MONULAC), que tuvo su primera reunión, muy exitosa, en la Universidad de San Carlos de Guatemala, en julio de 2017 y  la Segunda Conferencia, se realizará en Santiago de Chile, en la sede de la USACH, en julio de 2018. Así, el primer desafío es tener la más exitosa participación posible en la Conferencia de Santiago y en marzo de 2019, la Tercera Conferencia de MONULAC, posiblemente en México.