Garantizar el derecho a la educación superior

Muchos de mis compañeros querían trabajar al egresar del colegio, éramos pocos los que soñábamos con entrar a la universidad o a algún instituto técnico, éramos como los ‘bichos raros’ del curso.

Nunca tuve Filosofía en el colegio. Sabía que había filósofos, pero no los conocía. Conocí la Filosofía y me enamoré. Jamás pensé que podría disfrutar de mi vocación. Es una oportunidad que todos deberíamos tener. ¡Qué lindo que todos puedan disfrutar de esta oportunidad como yo lo hice!”

Es parte del revelador testimonio de Sergio Ortega, estudiante de Filosofía de la UAH, quien ingresó a la Universidad Alberto Hurtado a través del Propedéutico. La iniciativa, que se desarrolla en la UAH desde el 2009, brinda a jóvenes talentosos de escasos recursos la alternativa de ingresar a la universidad a través de un programa de selección alternativo a la PSU.

El Propedéutico es el inspirador del Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior (PACE), convertido en política pública del Ministerio de Educación que junto a diversas instituciones de educación superior permitirá garantizar un cupo gratuito en alguno de estos centros educativos, sin considerar el puntaje PSU sino el desempeño de estudiantes destacados en 3° y 4° medio.

Gracias a este programa se garantizará un cupo a los estudiantes que pertenezcan al 15% superior de cada curso que demuestre una mejoría en sus calificaciones entre 3º y 4º medio y que tenga un 85% de asistencia tanto a actividades PACE como al colegio y además hayan rendido la PSU (sin importar el puntaje) y un puntaje por las notas de Enseñanza Media (NEM) de más de 710.

El objetivo del PACE es restituir el derecho al acceso a la educación superior a través del acompañamiento y preparación durante los últimos años de enseñanza media y los primeros tres años de enseñanza superior de estudiantes de sectores vulnerables.

Para esto se trabaja con los estudiantes en 3 áreas: Preparación académica y acompañamiento docente; Preparación para la vida en la educación superior y Vinculación con las comunidades educativas. Cada uno de estos ámbitos se aborda a partir de las necesidades particulares de cada establecimiento en un trabajo participativo con los docentes y alumnos.
La Universidad Alberto Hurtado, junto a otras instituciones de todo el país, se encuentra trabajando desde mayo de este año con aproximadamente 800 alumnos de 3° y 4° medio de 11 colegios, seleccionados por su alto índice de vulnerabilidad en sus comunas.

Los establecimientos secundarios en los que se desarrolla el programa PACE ejecutado por la UAH son: Liceo Comercial Joaquín Vera Morales (Santiago); Liceo Polivalente Juan Antonio Ríos (Quinta Normal); Colegio Antártica Chilena (Vitacura); Liceo Polivalente Los Héroes de la Concepción (Cerro Navia); Liceo Polivalente A-80 Pdte. José Manuel Balmaceda (Independencia); Centro Educacional de Huechuraba (Huechuraba); Centro Educacional José Miguel Carrera (Recoleta); Liceo Municipal Almirante Galvarino Riveros (Conchalí); Complejo Educacional José Miguel Carrera de Quilicura (Quilicura); Instituto Estados Americanos Lo Barnechea (Lo Barnechea); Instituto Cumbres de Cóndores Poniente (Renca) y Liceo Juan Pablo II de Las Condes (Las Condes).

En la ceremonia de lanzamiento del programa, Leonora Beniscelli, Directora Ejecutiva del PACE en la UAH señaló que el derecho a la educación superior ha sido vulnerado porque lamentablemente hoy no todos los jóvenes tienen oportunidad de ingresar a la universidad o centros de formación técnica. “Por eso queremos poner nuestro trabajo al servicio de los estudiantes, para que sean los protagonistas de este proceso y de sus propias vidas”.

Además destaca que un elemento importante de esta propuesta es que “PACE acompaña a los estudiantes hasta que entran a la universidad y en los primeros años de estudio. No es un modelo de intervención, es una propuesta participativa que busca empoderar a los profesores y a los propios estudiantes. Creo que el PACE tiene esa posibilidad de generar espacios de diálogos donde no los había. Destaco que a diferencia del Propedéutico no trabaja con los mejores alumnos del curso, no hace una selección sino que tienen mayor cobertura, se trabaja con todos los estudiantes del curso. Todos tienen la oportunidad”.
Muchos de los jóvenes que participan actualmente en el programa nunca antes habían contemplado en sus metas futuras el ingreso a la universidad o a un instituto, por eso, Daniela Durán, Coordinadora General de la iniciativa en nuestra universidad, señala que el primer paso es invitarlos a soñar con esta oportunidad “Tenemos dos años para despertar el sueño de ingresar a la educación superior en los estudiantes de los colegios con los que estamos trabajando”.

Asimismo releva la importancia que tiene para nuestra universidad participar en este programa “Es una tremenda oportunidad para la UAH que tiene desde su constitución como universidad la inspiración por la inclusión social y con esto lo materializa. El PACE confirma el compromiso social de la UAH y tiene mucho que decir a propósito de su experiencia con el Propedéutico. Es una oportunidad de aprendizaje súper valiosa para la institución”.


mentalidadweb.com