SERVICIOS UAH

Benefactores


La Universidad fue fundada con la misión de aportar con profesionales formados en la excelencia, con firme visión ética y espíritu de servicio, y que ponen a disposición del país, sus recursos intelectuales y experiencia para resolver los grandes temas políticos, sociales y culturales. Asimismo, para la institución ha sido fundamental fomentar una política de integración que dé cabida a todas las personas sin considerar su condición socioeconómica.
Desde sus inicios, la Universidad ha contado con benefactores que han apoyado este proyecto educativo reconocido por su excelencia y rigurosidad en su quehacer. Personas naturales y empresas han contribuido para dar vida a diversos proyectos de desarrollo, entre ellos:

Infraestructura: La universidad está ubicada en un barrio de valor histórico y arquitectónico del centro de Santiago. Este emplazamiento fue elegido para facilitar el acceso de todos los estudiantes, lo que se refleja en la composición de su alumnado que proviene de todas las comunas del Gran Santiago. Las diversas casas que hoy la componen han sido adquiridas, remodeladas y habilitadas en gran parte gracias a aportes realizados por nuestros benefactores. El trabajo no está terminado y, son muchos los proyectos que aún se requieren, por lo que se sigue requiriendo este invaluable apoyo.

Becas: Gracias al aporte permanente de benefactores se han entregado becas de arancel, de movilización, de alimentación y de materiales de estudio.

“Los invitamos a seguir unidos en este proyecto educativo. Los proyectos son muchos, las necesidades son grandes y sabemos que el espíritu de todos quienes creen en estos valores nos ayudará a recorrer el camino que viene por delante. Estaremos felices de compartir, con quienes tengan interés, nuestros planes de desarrollo de corto, mediano y largo plazo”.

Josefina Torres Barrenechea
Directora de Desarrollo y Gestión de Recursos
Email: jtorres@uahurtado.cl

La Ley de Donaciones para la Educación Superior 18.681 permite que personas y empresas recuperen un 50% de lo donado, imputándolo como crédito fiscal. En el caso de las empresas, el otro 50% se puede cargar a gastos lo que se traduce en un 8.5% de descuento adicional.