SERVICIOS UAH

15 de octubre 2018


Conociendo al nuevo Equipo AES

Sentados en una pequeña mesa que da justo con vista al ágora de la universidad están Fabián Pulgar, Katherine Kiesling y Belén González comparten sus experiencias universitarias y conversan sobre su ingreso como profesionales al Programa.

Llegamos a la oficina 300  de la Casa Esperanza para encontrarnos con los nuevos integrantes del equipo AES. Sentados en una pequeña mesa con vista al ágora de la universidad están Fabián Pulgar, profesor de literatura y profesional de Acompañamiento Académico, Katherine Kiesling, psicóloga y profesional de acompañamiento psicoeducativo y Belén González, trabajadora social y profesional de vinculación con el medio, compartiendo -mientras ríen- sus experiencias universitarias y conversando de cómo ha sido su vínculo en estos días de inducción.

Por Francisca González Varea.

¿Cómo llegaste al programa PACE?

Fabián: Llegué el semestre pasado a partir de los talleres. Yo trabajo en el centro de escritura de la Universidad y desde acá comenzaron a pedir talleres, ahí conocí el Programa. Me empecé a interiorizar  y conocer más a los estudiantes, más allá de su rol de estudiantes y fui entendiendo cómo funciona esto.

Katherine: Conocí el programa porque en Cabildo yo trabajaba en el Programa Habilidades para la Vida y este trabaja con varias escuelas y una de esas era el liceo de Cabildo que tenía el programa PACE. Ahí supe a grandes rasgos de qué trataba el programa, su funcionamiento, entre otras cosas.

Belén: Yo estudié en la U. Y después que salí estuve trabajando en la DAE. Conozco de becas y beneficios, así que cuando se abrió el concurso decidí postular.  

¿Qué significa para ti pertenecer al equipo PACE?

Fabián: Yo estudié acá y pertenecer al programa significa encontrar un camino que estuve buscando mucho tiempo. Estudié literatura, que es una carrera muy académica y solitaria, pero el enfoque de la universidad es súper social , entonces uno tiene una apertura a un montón de perspectivas en esa carrera. Siempre me sentí con las manos atadas con las ideas que tenía para entregar un impacto real y  tras hacer clases creo que obtuve el espacio de libertad que andaba buscado. Siento que puedo aportar mucho más allá que la disciplinar, que lo profesional.

Katherine: Es muy gratificante. Para el poquito tiempo que llevamos, estos días de inducción han corroborado las expectativas que traía. A mí me gusta el lado psicoeducativo y me parece maravilloso que sea ligado a lo comunitario, esto es súper importante. En lo personal, me siento súper identificada con los estudiantes, retrocedo a los tiempos en los que iba en el liceo cuando uno tenía los prejuicios de las dificultades que iban a aparecer al momento de ingresar a la universidad. Esa duda de ¿cómo lo voy a lograr yo?, ¿qué significa?… ayudar con ese proceso me motiva aún más.  

Belén: Para mí significa una oportunidad gigante. Es intentar transformar un espacio al que le tengo mucho cariño, como estudié acá. Significa armar un equipo de trabajo y apoyar en lo que se estaba trabajando. Es muy bueno poder trabajar con los estudiantes, apoyarlos. Además con la experiencia de haber sido estudiantes o ser los primeros universitarios de la familia, podemos reconocer que hay un montón de factores que no tienen que ver con lo socioeconómico, o lo académico y que van influyendo en cómo uno se puede desenvolver y son importantes de abordar. La idea de un acompañamiento integral, es maravillosa.

¿Cuáles son tus expectativas al pertenecer al equipo PACE?

Fabián: Mi meta es que los chicos tengan autonomía, porque sucede que en la educación hay demasiado explicador y poco pedagogo, entonces hoy en día todos necesitamos de alguien que nos explique para poder sentir que podemos avanzar y no debería ser así. Los chicos deberían aprender a aprender y ese es nuestro rol.

Katherine: Para mí es muy importante la vinculación entre todos, con el mismo equipo, tutores y estudiantes. Porque creo que a veces se nos olvidan las relaciones interpersonales y eso es lo que mueve el mundo y es muy importante que estén fortalecidas.

Belén: Más que expectativas  tengo un desafío  que es poder atraer a los estudiantes  a los espacios que están destinados para ellos, que ocupen los espacios. Y junto a eso crear lazos con el equipo que está en PACE, que  nos conozcamos, compartamos y lo pasemos bien.

El equipo AES se encuentra trabajando en nuevas técnicas de fortalecer el vínculo, el acompañamiento y las herramientas que necesitan los estudiantes del programa PACE, con la finalidad de  lograr que vivan una excelente experiencia universitaria.