Estudio revela que alto costo de energía ha influido negativamente en el PIB

Según Carlos García, académico de la Facultad de Economía y Negocios de la UAH, la crisis del gas argentino, las sequías y el retraso en los proyectos de inversión en generación y transmisión, serían la causa de la disminución en el crecimiento económico durante la década pasada.

04 Septiembre, 2012

Una reducción de hasta un 2% en el producto Interno Bruto (PIB) nacional en la última década, debido al aumento de los precios de la energía, es la principal conclusión del estudio realizado por el economista y académico de la UAH, Carlos García.

El informe señala que el shock en los precios de la energía que afectan a Chile en la última década, producto de la crisis del gas argentino, las sequías y, últimamente, el retraso en los proyectos de inversión en generación y transmisión, ha tenido un negativo efecto en el crecimiento.

Según el académico, un aumento de 10% en los precios de la energía provoca un decrecimiento trimestral de 0,17%, y esto tiene un efecto sistémico en toda la cadena. “Una baja de 0,17% es un número que podría parecer pequeño, pero si se suman todos los trimestres, el impacto se va haciendo grande. En el caso de la crisis del gas argentino, esta habría costado a la economía chilena dos puntos de crecimiento”, dice García.

El economista señala que ésta es una razón que explicaría la ralentización en el crecimiento de la economía durante la década pasada, frente al dinamismo registrado en los 90. Según datos del Banco Central, entre 2004 y 2010 el crecimiento promedio fue de 4,2%.

“Todos estos shocks energéticos coinciden con la desaceleración del crecimiento de la economía, y puede ser la explicación de por qué no tuvimos las tasas de crecimiento de 7% que se observaron en los 90”, dice.

En este sentido, el decano de la Facultad de Economía de la Universidad Alberto Hurtado, Jorge Rodríguez Grossi, señala que el incremento en el costo afecta principalmente a los sectores productivos, que son intensivos en el uso de este insumo.

“El aumento en el costo de la energía tiene una incidencia muy importante en los sectores productivos, como el forestal, minero, comercio, industrial, y eso obviamente le resta competitividad a la economía”, señala.