SERVICIOS UAH

14 de Noviembre 2017


Tirúa: Destino investigado por alumnos de Trabajo Social

25 jóvenes y dos académicas de la Universidad Alberto Hurtado viajaron a Arauco para involucrarse en sacar adelante proyectos de desarrollo humano que involucra desde cómo conservar plantas nativas hasta la defensa de su cultura.

Mirar desde lo alto la región de Arauco, es ver de golpe la justa dimensión de su belleza. Ahí están los colores, las formas de una naturaleza propia de la zona del sur de Chile y la fuerza de una comunidad que se moldea el futuro pensando nuevas fórmulas de defender su identidad. Porque Tirúa es una de las áreas complejas por la causa mapuche que no tranza y sus habitantes viven en medio de balaceras y la presencia permanente de carabineros.

Tirúa, que en mapudungún significa “lugar de encuentro” es una de las prioridades para la Misión Apostólica de la Compañía de Jesús, y parte del trabajo transversal del semestre del curso “Desafíos Contemporáneos de la Intervención Social” que corresponde a la malla de cuarto año de la carrera de Trabajo Social de la Universidad Alberto Hurtado.

En total viajaron 25 estudiantes, organizados en seis proyectos junto a las académicas Gianinna Muñoz, Natalia Hernández del Departamento de Trabajo Social de la UAH más Andrea Espinoza del CUI y organizados por la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Tirúa y la Oficina de Protección de Derechos de Infancia (O.P.D.) junto a sus respectivas coordinadoras: Susana Huenul y Carla Hormazábal.

La experiencia de aprender en terreno responde al modelo educativo único del aprendizaje-servicio de la UAH. Andrea Espinoza coordinadora del Área Social del Centro Universitario Ignaciano (CUI), cuenta que son casi cuatro años trabajando en esta zona y ha sido un proceso de crecimiento: “pasamos de proyectos puntuales a intervenciones colaborativas, en donde se han ido involucrando distintos actores de la Universidad y porque la comunidad local nos ha dicho, por cual camino transitar”, comenta.

Para muchos de los estudiantes era primera vez que visitaban esta zona del país, y significó un desafío porque enfrentaron la tarea de llevar el conocimiento donde más se necesita, aclara Espinoza.

Según la académica UAH Natalia Hernández Mary, el curso de Desafíos Contemporáneos de la Intervención Social es un ramo disciplinar que tiene como objetivo discutir, reflexionar y reconstruir los procesos de Intervención Social Contemporánea en clave de “Transformación”.
Son seis proyectos que aportarán al quehacer de las instituciones asociadas, y en esta visita se organizaron los procesos de sistematizaciones, evaluaciones y diagnósticos. “El trabajo colaborativo posibilita desarrollar apuestas concretas desde un Trabajo Social Crítico, que se compromete con la transformación desde el presente”, sostiene tanto la coordinadora del CUI, como las académicas que acompañaron el proceso.

El curso se inició en el mes de agosto, y a través de sus horas lectivas, se han revisado contenidos acerca de la intervención social como dispositivos de transformación innovadores, en pos de reconstruir y actualizar, acciones que son fundamentales para los procesos en los territorios. Además, se incorporaron focos temáticos relacionados a lo intercultural, género, territorio, actores sociales, entre otros.

Para este ejercicio las y los estudiantes conformaron equipos de seis personas como máximo, para abordar cada foco de trabajo dividido en: Trabajo de mujeres con las semillas, Red de organizaciones de mujeres, Competencias Parentales desde lo intercultural, Sexualidad y afectividad desde la interculturalidad, Modelo de intervención psicosocial con pertinencia cultural y el Proyecto Plantas Nativas.

Cada equipo se distribuyó y logró realizar entrevistas, talleres, encuestas y/u otros instrumento que sea diseñado. La tercera fase se realizará en Santiago, en donde las y los estudiantes, confeccionarán un informe (con los materiales trabajados), que dé cuenta de los aspectos trabajados, como también, brinden elementos de abordajes interventivos a nivel de propuestas. Dichos informes serán entregados a la comunidad la primera semana de diciembre. Posteriormente las académicas, el equipo directivo de Trabajo Social, la coordinadora social del CUI, y una delegación de estudiantes, viajarán en el mes de enero a realizar una instancia presencial de devolución.

Lo que se persigue es generar un trabajo colaborativo, y no prácticas que sólo sean utilizadas en la formación de los futuros profesionales. Se abraza la idea de construir entre todas y todos una sociedad más justa.