Centro de Atención Psicológica, un beneficio integral para la comunidad

Creado para que los estudiantes se formen en la atención de pacientes, el Centro de Atención Psicológica CAPS de la Facultad de Psicología, desde el año 2006 se ha transformado en un beneficio para la comunidad ya que acoge a personas con dificultades de acceso a los servicios de salud mental. Con cinco programas de […]

08 Junio, 2011
Categorias: Noticias

Creado para que los estudiantes se formen en la atención de pacientes, el Centro de Atención Psicológica CAPS de la Facultad de Psicología, desde el año 2006 se ha transformado en un beneficio para la comunidad ya que acoge a personas con dificultades de acceso a los servicios de salud mental.

Con cinco programas de atención especializada en distintas temáticas, además de la atención abierta a población consultante, el Centro de Atención Psicológica CAPS realiza en promedio, según cifras del 2010, casi 1.600 atenciones durante el año.

El paso por el CAPS a los estudiantes les permite atender a dos casos simultáneamente enfrentándose a diversas realidades y conflictos desde la complejidad del ser humano. Los pacientes son abordados desde las principales corrientes teóricas de la psicología clínica como lo son la orientación psicodinámica, sistémica y cognitivo conductual.

Apoyados por evaluaciones anteriormente realizadas a los pacientes, supervisores que acompañan la atención y psiquiatras en casos específicos, los alumnos ven en su mayoría, a niños de entre 5 y 18 años que provienen de la derivación de los distintos colegios con los que se tiene convenio que están ubicados en las comunas de Santiago Centro, La Florida, Quilicura, Lo Prado y Maipú. También atienden a adultos desde 19 años en adelante que llegan por demanda espontánea o a través de los convenios existentes con empresas, como la que se mantiene con Metro de Santiago; Automotora Gildemeister; algunos ministerios y otras reparticiones públicas como el Servicio de Impuestos Internos.

Desde sus inicios el CAPS ha desarrollado programas, que como cuenta Marisol del Pozo directora del Centro, dan cuenta de iniciativas de profesores de la Facultad que en respuesta a motivaciones personales y detecciones problemas psicosociales de sus pacientes, han potenciado áreas de tratamiento.

Es el caso del Programa de Salud Mental para Inmigrantes y Refugiados (PRISMA) que nace como una apuesta identitaria, como explica del Pozo “una de las cosas que propuse es que era necesario perfilar elementos identitarios y de imagen de este centro como algo distinto a otros y que tuviera que ver con los rasgos particulares de la misión y visión de esta universidad”. Con esta idea inicial más el esfuerzo de la actual directora de PRISMA, Margarita Becerra, el programa para migrantes ofrece atención terapéutica individual y/o familiar para pensar la experiencia migratoria, además de un espacio de trabajo interdisciplinario en torno a la salud mental de inmigrantes y refugiados.

El 2008 nace el Programa de Mediación, a cargo de Verónica Gubbins quien tiene la convicción de que es un área disciplinar en la que los psicólogos tienen poca formación y poco conocimiento. Aquí se brinda asesoría orientada a familias, grupos o instituciones en conflicto que deseen apoyo y orientación en la búsqueda de soluciones.

El año pasado se generó, a cargo de Marisol del Pozo, la Pasantía Clínica en Psicoterapia y Contexto Social que busca otorgar herramientas a profesionales jóvenes para la atención de pacientes con alta vulnerabilidad social. “Requieren de destrezas particulares que tienen que ver con aprender a rescatar los recursos que tienen las personas en contextos de fragilidad y esta iniciativa la sostenemos en conjunto con la unidad psicosocial del Instituto Chileno de Terapia Familiar”.

Este 2011 se crearon tres programas nuevos que si bien, también responden a inquietudes de académicos, también satisfacen las necesidades de la sociedad actual. Uno de ellos es el programa Mindfulnness que ofrece, a través de talleres de formación en “atención plena”, contribuir al aprendizaje del manejo de estrés y al desarrollo de potencialidades humanas. A cargo de Ricardo Pulido, el programa además propone una modalidad de trabajo con niños y adolescentes, otra con adultos, y una para profesores en contextos educativos.

En respuesta a que muchos de los casos que llegaban al CAPS era más pertinente tratarlos en pareja o familia que individualmente, se creó la Unidad de Estudios y Atención a Familias y Parejas, que, a cargo de Daniela González en conjunto con profesores de la Facultad y ex alumnos del Magíster en Psicología Clínica: Estudios Sistémicos Avanzados de la Familia y la Pareja, Brindan atención a personas con diversas configuraciones familiares.

El programa Vínculos Tempranos se forma gracias a la experiencia de la actual directora de carrera Javiera Navarro, quien ha trabajado tratando a niños que han sufrido problemas vinculares con sus padres. El programa ofrece atenciones terapéuticas a padres, madres y niños entre 0 y 2 años, cuyo vínculo temprano se ha visto interferido. Todos los programas además, cumplen con las tres funciones universitarias: docencia, investigación y extensión.

Un punto importante en la atención y formación que se realiza desde el CAPS es el enfoque psicosocial del Centro. Se busca ofrecer una atención integral que va más allá de la consulta clínica, como por ejemplo desarrollar talleres en los colegios con los que se tiene convenio y recibir prácticas profesionales de estudiantes de trabajo social y derecho de la UAH, que ayudan a diversificar el campo de atención para ofrecer un mejor servicio a los pacientes.

La instancia del CAPS es muy apreciada por los alumnos, como lo reafirma Trinidad Olivos, egresada de la carrera de Psicología, “para mí fue una experiencia muy gratificante, ya que me permitió tener un primer acercamiento profesional al quehacer clínico del psicólogo, al mismo tiempo de prestar un servicio a la comunidad”, explica Olivos.