Investigación CIDE: La violencia escolar afecta desempeño académico del curso

Para la realización del informe se utilizaron datos del Segundo Estudio Comparativo y Explicativo (Serce) de la Unesco, aplicado a más de 91 mil estudiantes de sexto básico en 16 países de América Latina, incluido Chile.

21 Septiembre, 2011

Los estudiantes chilenos que son víctimas de intimidación bajan significativamente sus notas en matemática y no en lenguaje. Los cursos internacionales que viven este problema, bajan en ambas.

La aseveración corresponde a un estudio elaborado por la académica e investigadora del Centro de Investigación y Desarrollo de la Educación CIDE, Marcela Román, y el investigador español Javier Murillo, de la Universidad Autónoma de Madrid, quienes utilizaron datos del Segundo Estudio Comparativo y Explicativo (Serce) de la Unesco, aplicado a 91.223 estudiantes de sexto básico en 16 países de América Latina, incluido Chile.

El informe compara el rendimiento en lenguaje y matemática de niños víctimas de violencia en la escuela, en contraposición con aquellos que no han enfrentado dicho problema. Similar comparación se efectuó entre cursos cuyos alumnos afirman que había violencia física o verbal dentro de su sala y los que decían que este problema no existía en su aula.

Para el caso de niños afectados directamente por la violencia al interior de las aulas, el estudio señala que en Argentina, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Panamá Paraguay, Perú y Uruguay, había un rendimiento significativamente menor de las víctimas en lenguaje y matemática. En Cuba y Colombia, la diferencia era importante sólo en lenguaje, mientras que en Chile, Ecuador y República Dominicana, la baja era relevante sólo en matemática.

En este sentido, Román explica que “lo primero que se afecta en aquellos niños víctimas de violencia es la relación con otros, mediada por el lenguaje. Luego, eso repercute en aquellas disciplinas donde se pone a prueba la resolución de problemas o un aprendizaje más inductivo, como es la matemática”.

En el caso de los cursos cuyos integrantes reconocen que existe violencia en la sala, el efecto de menor rendimiento en ambos ramos se da en Chile, Brasil, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Paraguay y Uruguay. En Argentina y Colombia, sólo hay una diferencia significativa en lenguaje, mientras que en Costa Rica y República Dominicana sólo se da en matemática. En los otros cuatro países, no se comprobó un efecto relevante.

“De este dato, nos preocupa que en Guatemala, El Salvador, Panamá y Perú no haya un efecto significativo, sobre todo considerando que en la pregunta general acerca de violencia, más del 40% de sus alumnos dice haber sido víctima. Porque eso puede significar que ellos están normalizando la intimidación y eso incide en que aunque sus rendimientos son más bajos no lo sean de manera relevante”, afirma la investigadora.

A juicio de especialistas, para enfrentar este tipo de problemas es fundamental que los colegios den capacitación a los profesores jefe para que sepan promover una mejor relación dentro de sus cursos.