Un 94% de profesores recién egresados se siente preparado para hacer clases

Estudio realizado por el Centro de Investigación y Desarrollo de la Educación (CIDE) de la Universidad Alberto Hurtado contrasta con los resultados de la prueba INICIA.

08 Mayo, 2012

Un fuerte contraste entre los resultados de la prueba INICIA entregados por el Ministerio de Educación y la percepción que tienen los profesores recién egresados sobre su preparación revela una investigación realizada por el Centro de Investigación y Desarrollo de la Educación CIDE de la U. Alberto Hurtado, en el contexto de su participación en el Centro de Centro de Estudios de Políticas y Prácticas en Educación CEPPE.

La investigadora a cargo Andrea Ruffinelli destacó que en el estudio una de las fortalezas más recurrentemente identificadas por los profesores recién egresados es el manejo de contenidos disciplinares, lo que contrasta fuertemente con los resultados de INICIA, que arrojan que un 69% de los estudiantes tiene déficit en esa área. En tanto un 42 % de los estudiantes que rindieron la prueba tiene resultados insuficientes en conocimientos pedagógicos.

“Podemos cuestionar cuál es el valor agregado de las universidades, ya que no tenemos mediciones de cuánto están aportando a la formación de los estudiantes. Esto porque los profesores recién egresados de universidades selectivas tienen mejores resultados en la prueba INICIA, sin embargo son los mismos estudiantes que alcanzan mejores puntajes en la PSU y en el SIMCE”.

Aplicada a recién egresados de Educación Básica y Educación Parvularia, en esta ocasión la prueba fue rendida en forma voluntaria por 3.271 titulados de 49 instituciones de educación superior.

De este total el 69% de los egresados de Educación Básica obtuvo un nivel “insuficiente” en el área de conocimientos disciplinarios,  en tanto el 29% alcanzó un nivel “aceptable”, que indica un dominio básico de los contenidos exigidos. Sólo un 2% alcanza un nivel “sobresaliente”.

En materia de conocimientos pedagógicos, que mide las habilidades de los egresados para hacer clases, los resultados fueron similares, ya que un 42% se situó en el nivel “insuficiente”, un 50% en el “aceptable” y un 8% logró un nivel “sobresaliente”.

En este caso la Universidad Alberto Hurtado se ubicó en una quinta posición con 75% “aceptable”, 15% “sobresaliente” y 10% “insuficiente”.

Para Juan Eduardo García Huidobro, Decano de la Facultad de Educación de la UAH, los resultados de la prueba INICIA son “altamente preocupantes”, pero señala que el test tiene “un problema central, y es que hemos estado por al menos diez años como elemento de mejoramiento precisamente, buscando que los profesores y profesoras se especialicen, y la prueba le toma todas las materias a todos los estudiantes, prescindiendo de su especialización”.

El especialista reconoce la responsabilidad de las universidades en los malos resultado, pero destaca la correlación entre los buenos resultados y una buena educación recibida anteriormente por los actuales egresados, tema que se manifiesta al comparar los resultados de la PSU y los obtenidos hoy en el test, puesto que “uno se da cuenta que después de 4 o 5 años de enseñanza esa correlación se mantiene”.

“Y cuando sabemos que la PSU a su vez se correlaciona con el colegio al cual el niño fue, y el colegio se correlaciona con la plata que tuvo la familia, aquí estamos en un círculo que es muchísimo mayor”, agrega el académico.

Como una forma de profundizar en el tema de la formación de los futuros educadores, el Centro de Investigación y Desarrollo de la Educación CIDE y la Facultad de Educación de la U. Alberto Hurtado, realizan hoy, en el marco del ciclo Agenda Educación, la charla “Profesores: Calidad, evaluación y campo laboral”. En la ocasión participarán  las investigadoras Andrea Ruffinelli, del CIDE y Lorena Meckes, del CEPPE. La actividad tendrá lugar a las 13.30  en el Aula Magna UAH (Cienfuegos 41, Santiago).